SI AL ZUMO DE NARANJA

07/12/2011 :: La naranja, gracias a la vitamina C, potencia la inmunidad, lo que resulta "muy útil" para prevenir resfriados. En el caso de consumir esta fruta exprimida, se debe ingerir deprisa.
La naranja es rica en vitamina y sales minerales.

ZUMO.jpg

R ICA en vitaminas, sales minerales y azúcares, la naranja presenta especiales propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Con una importante acción antioxidante, esta fruta contiene sustancias prebióticas a las que algunos estudios atribuyen un potencial preventivo para el cáncer de colon.

Debajo de su característica capa externa de color naranja, lisa o rugosa, según la variedad, una segunda piel blanca envuelve a este fruto, protegiendo así la pulpa. La naranja está así dividida en gajos alargados y curvados, que contienen el zumo. Igual que otros cítricos, las naranjas pueden ser de diversas variedades según el consumo al que vayan dirigidas. Sean de zumo o de mesa, estas frutas son "muy ricas" en vitaminas, sales minerales y azúcares, nutrientes que aportan un valioso enriquecimiento a la dieta humana.

Así, los cítricos, en general, y especialmente el zumo de naranja son uno de los alimentos más apreciados por el consumidor. Actualmente se detecta un incremento de su consumo que se asocia a la promoción de sus cualidades potencialmente beneficiosas.

Exprimir y servir

Algunas de las sustancias contenidas en esta fruta cuentan con la importante misión de evitar los daños producidos por la oxidación, que está ligada a las enfermedades cardiovasculares. Las vitaminas C y E y los carotenoides son probablemente los principales antioxidantes y fortalecedores de nuestro sistema inmunológico. Estudios recientes sobre varios fitoquímicos indican que, además de las vitaminas y los carotenoides, existen otros compuestos, como los fenólicos, que tienen efectos positivos en enfermedades crónicas tales como las cardiovasculares. Pero la vitamina C suele ser inestable. Al frenar la oxidación, tiende a degradarse muy rápidamente por acción del oxígeno del aire o la luz. En este sentido, un zumo recién exprimido mantiene sus propiedades unos minutos después de ser obtenido. Sin embargo, si lo guardamos en el frigorífico, es posible que consigamos mantener sus propiedades media hora, pero más allá de ese tiempo se habrá perdido una parte muy significativa de su actividad antioxidante.

Asimismo, uno de los efectos beneficiosos de la naranja es el papel en defensa de la inmunidad. Destaca la concentración en vitamina C y su capacidad para prevenir procesos víricos como los conocidos resfriados.

Haga su pedido (click aquí)